Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Hay muchos problemas que se presentan habitualmente en la casa con nuestras cerraduras de puertas y ventanas y que son más sencillos de resolver de lo que pensamos.
Por eso es que no hay que complicarse la vida pensando en que debemos llamar a un cerrajero para que resuelva cosas que podemos resolver nosotros mismos.
En este artículo hablaremos de 5 problemas comunes que tienen soluciones sencillas y que seguramente no sabías que podrías hacerlo. Estos temas de los que hablaremos en este artículo son:
No puedes meter la llave en la cerradura.
La llave entra en la cerradura pero no gira.
Puedo girar la llave pero no abre la cerradura.
Se quedó atorada la llave y no puedes sacarla de la cerradura.
El pestillo de la cerradura no funciona.
Recomendaciones finales para evitar estos problemas.
Comencemos a hablar un poco de cada uno de esos puntos y a explicar el paso a paso de las soluciones a cada uno de esos problemas.
No puedes meter la llave en la cerradura: Hay varias razones por las que podría ser que la llave no entre en tu cerradura, revisa lo siguiente:
Si es una copia nueva revisa que no tenga remates que no se han hecho o abolladuras que pudo haber sufrido, en ese caso te sugerimos lijarla por ambos lados para que vuelva a quedar pareja.
Si la llave ya ha funcionado anteriormente, es posible que haya algo en el cilindro de la cerradura que está obstruyendo el paso. Para resolver esto intenta extraer la obstrucción con un objeto muy delgado como un alfiler o una aguja, teniendo cuidado de no introducirlo más.
Si no está obstruida pero está haciendo mucho frío es posible que solo esté congelada, en ese caso calienta los alrededores de la cerradura con un encendedor para que el hielo se derrita.
Si esta tampoco era la causa entonces intenta lubricar tu llave con polvo de grafito.
La llave entra en la cerradura pero no gira: Es posible que tengas uno de estos mecanismos de apertura que son combinados, es decir, tienes que hacer dos cosas al mismo tiempo, como por ejemplo halar la puerta o girar la manilla mientras giras la llave.
Si no es de estas cerraduras combinadas entonces prueba lubricar el mecanismo con un aceite multiusos en spray, esto podría ser la causa del problema.
Puedo girar la llave pero no abre la cerradura: Si la llave se siente aislada, como si no tuviera resistencia, entonces es posible que el mecanismo interno de la cerradura se haya dañado.
En ese caso lo mejor será que saques el mecanismo completo e intentes repararlo y si no tiene reparación entonces reemplázalo por uno nuevo. Es una tarea que puedes hacer tu mismo.
Se quedó atorada la llave y no puedes sacarla de la cerradura: En este caso es posible que ya hayas logrado abrir la puerta pero cuando vas a sacar la llave resulta que está atorada y no puedes sacarla. Prueba hacer lo siguiente:
Con la ayuda de unas pinzas o un alicate que te ayuden a controlar el movimiento, intenta halar la llave con suavidad para que no se rompa.
Realiza movimientos laterales repetidos ligeros, procurando nunca hacer palanca porque podrías partir la llave.
El pestillo de la cerradura no funciona: Es posible que se haya desalineado a causa de los constantes golpes que damos a la puerta. Para solucionarlo simplemente:
Aprieta los tornillos, vuélvela a ajustar y lubrícala con aceite multiusos o polvo de grafito.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

ACEPTAR
Aviso de cookies